Con Ruedas de Molino

porSoberao
30 junio, 2016
Category:   Artículos, Noticias, Otros

Tengo que decir que el motivo de este artículo no es más que la respuesta a una pregunta infantil….

Paseando por el Casco Antiguo con los críos (como solemos hacer las tardes de los sábados si el tiempo lo permite) me encontré con la pregunta convencida de uno de mis vástagos ( 5 añitos…quién los tuviera…)

– “Papi… ¿por qué esta casa tiene ruedas?”

Ante tan “impepinable” pregunta, y dando por hecho la existencia de “casas con ruedas” no me quedó más remedio que afirmar un rotundo:

– “Para poder llevársela al campo cuando se aburren de estar en la ciudad, Hijo”

A esta respuesta (poco convincente por mi parte a juzgar por la cara de escepticismo con la que se miraron entre si los críos) le siguieron otras muchas, del mismo orden, que no hicieron otra cosa más que acrecentar las dudas sobre la versión “oficiosa” que dicta el sentido común y que es ampliamente reflejada en foros y artículos de internet.

Soberao.com

Sin descartar por completo la explicación ofrecida a los pequeños, intenté poner en valor algunas teorías que se presentan más o menos sensatas sobre el tema.

-“Las piedras son una forma de reforzar la base de los muros”

Esta teoría, que intenta explicar la existencia de las ruedas de molino como una forma de reforzar la estructura de la base de los muros, se basa en que en esa época había escasez de piedra en la zona, por lo que los muros de adobe precisaron de ser reforzados con estas piedras de molino como recurso recurrente a dichos efectos, y en los puntos de mayor esfuerzo como es la base de los mismos.

Soberao.com

Sistemas mixtos de agarre a paramento

Aunque tiene su lógica inmediata, no creo que sea éste el motivo. La inclusión de materiales de distinta naturaleza y dureza, superpuestos sin un elemento que garantice su cohesión, acarrearía más problemas que soluciones.  La aparición de fisuras en las zonas de contacto entre materiales diversos serían una constante, debido tanto a la diferente resistencia de los mismos como al diferente modo en que dilatan bajo los bruscos cambios de temperatura que tenemos en la zona. Además, la sección de los muros es notablemente mayor que el de una piedra de molino, lo que si ponemos a ésta en una zona del muro susceptible de soportar esfuerzos importantes, se formaría un agrietamiento por el punzonamiento de la piedra sobre el muro generando daños en el mismo con el paso del tiempo.

– “Las ruedas evitan que los muros se abran en su base”

La presencia de un eje que asoma por el ojo de la piedra podría hacer pensar en la existencia de un “tirante” que circulase por el interior de la crujía hasta su zona opuesta de medianera, que contribuiría a evitar que el muro se abriese en su base por un supuesto exceso de presión en esa zona ante la elevada altura de las casas señoriales.

De nuevo, no parece muy sensato, ya que si bien es la parte inferior de los muros la que experimenta mayor tensión debido a los esfuerzos axiles que soporta de las plantas superiores, los cortantes mayores se producen en la coronación de los muros, que es precisamente donde las cerchas de cubierta actúan como tirantes para evitar precisamente la apertura de esos muros manteniendo la distancia de crujía. Además, se pueden apreciar otras soluciones de agarre entre piedra y muro además de la típica de eje central, como por ejemplo el encastrado al muro de la piedra mediante grapas metálicas dispuestas a cuartos en el perímetro de las piezas, lo que haría imposible la consistencia de esta teoría.

Soberao.com

Sistema de agarre alternativo por grapas

– “Las piedras de molino protegen los muros del tráfico rodado de la época”

Según esta teoría, la escasez de material pétreo de la época dejaba sin protección las bases de los muros de tapial frente al paso de los carromatos de la época. La forma de proteger estos tapiales consistía en empotrar estas ruedas de molino en los arranques de los muros evitando así la pérdida de material en los mismos, garantizando tanto su estabilidad estructural como su durabilidad.

…Y es la explicación más sensata que se nos ofrece al respecto. Más allá de la abundancia o no de material pétreo en la zona, la colocación de elementos labrados en piedra como son estas ruedas de molino aportaban un elemento distintivo a las casas señoriales de la época, que se expresaba también en la homogeneidad y tamaño de las piezas dispuestas en la base de los muros, y que en un posterior nivel, se tradujo en el refuerzo de otros elementos críticos en fachada como son las esquinas con la colocación  de columnas de piedra en las mismas cumpliendo con esa doble función de refuerzo ante la abrasión y elemento decorativo.

Soberao.com

Refuerzos en esquinas de la vivienda


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: